Nace la primera comunidad práctica de igualdad de Tarragona - Magda Barceló
390
post-template-default,single,single-post,postid-390,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Nace la primera comunidad práctica de igualdad de Tarragona

Nace la primera comunidad práctica de igualdad de Tarragona

El pasado jueves 17 de diciembre nació la primera comunidad práctica de igualdad de Tarragona, con el apoyo técnico de Equilibra consulting y la financiación de la Diputación de Tarragona, el Departamento de Trabajo de la Generalitat de Cataluña y el Fondo Social Europeo, todo un éxito de participación, con más de 25 participantes, del sector privado, sector público y entidades sociales de la zona de Tarragona.

Las comunidades prácticas – término acuñado por Etienne Wenger en el ámbito del aprendizaje como una actividad social – rompe con los enfoques tradicionales de aprendizaje, situando a los miembros de la comunidad como sujetos activos y responsables del mismo. Pero,… ¿De que hablamos cuando hablamos de comunidades prácticas?

Una comunidad práctica son un grupo de personas que comparten una preocupación o pasión por alguna actividad o temática concreta y que aprenden a hacerlo mejor a través de interaccionar regularmente entre ellos.

Por ejemplo, los impresionistas eran una comunidad práctica, ya que aunque cada uno de ellos pintaba solo, con frecuencia se reunían en París para comentar técnicas, comparar trabajo y avanzar sobre la práctica del nuevo estilo de pintura que estaban creando juntos. Otro ejemplo de comunidad práctica es un grupo de personas de la misma empresa que se encuentran regularmente para comer juntos y discuten formas de afrontar los problemas, comparten conocimientos, etc.

Toda comunidad práctica tiene tres elementos:

  1. Un área de conocimiento: en el caso de la comunidad práctica de Tarragona, es la Igualdad que representa el área de interés común entre los miembros de la misma, sobre la cual tienen competencia.
  2. La comunidad: el interés y compromiso de los miembros en el área de conocimiento hace que estos se impliquen en actividades comunes, debates, ayuda mutua e intercambio de información. En este caso los miembros de la comunidad son responsables de RRHH, en concreto de desarrollar políticas de igualdad dentro de su organización.
  3. La práctica: una comunidad práctica no es una comunidad de interés – por ejemplo como personas que les gusta el mismo tipo de películas. Los miembros de la comunidad práctica trabajan sobre el terreno de forma práctica, a través de la cual desarrollan un repertorio de recursos compartido, lo que implica tiempo e interacción sostenida.

El encuentro del pasado jueves fue entonces la primera jornada práctica de los miembros de la misma. El formato del acto estuvo enfocado al conocimiento mutuo e intercambio de experiencias sobre la igualdad en las organizaciones a través de metodologías participativas. De esta forma se definieron las áreas de trabajo prioritarias, la fecha y el formato del próximo encuentro.

¿…lo más sorprendente? la rápida y fácil apropiación de las “reglas de juego” por parte de las personas participantes, así como la creación de una atmósfera dinámica, participativa, lúdica y abierta a la innovación.

No hay comentarios