No eres lo bastante bueno

/ / Sin categorizar, Sin perdices

Artículo publicado el 27 de noviembre en 20 Minutos

“Hoy no me he levantado para hacer deporte. Llevo todo el día sintiéndome culpable por ello y con un malestar que no me quito de encima. Esto ha afectado a mi trabajo y relaciones. En una reunión, me he pasado dando caña a dos compañeros de trabajo y me siento fatal por ello.”


Así empieza una de mis sesiones de coaching con Mónica, mujer en la treintena, ocupando un cargo ejecutivo en el sector público.


Pongo el zoom en lo que pasa cuando se da cuenta de que se ha dormido y descubrimos el pastel: Mónica se dice a si misma “otra vez te has dormido, eres un desastre”, “ya has echado a perder el día”, “desde luego, no tienes fuerza de voluntad”, “no vas a llegar a ninguna parte”, mientras se le hace un nudo en el estómago. ¿Crimen? Un ataque típico del crítico interno.

Sigue leyendo el artículo completo en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *